SI CREES VERAS LA GLORIA DE DIOS

Publicado en por HECTOR A. HUINAC CARDONA

INTRODUCCION013

Dios ha creado el cielo y la tierra y todo lo que existe, para El nada hay imposible. Este conocimiento de Dios nos debe hacer tener fe, que en los momentos más difíciles o en las situaciones más duras el Señor nos va a dar la salida, la victoria y la vida. En el libro del profeta Isaías dice: ¿Quién hay entre vosotros que teme a Jehová,  y oye la voz de su siervo?  El que anda en tinieblas y carece de luz,  confíe en el nombre de Jehová,  y apóyese en su Dios (Isa 50:10). La siguiente historia nos habla de creer para ver la gloria de Dios.

 

  1. HISTORIA BIBLICA

 Jn 11:17 Como el pueblo de Betania estaba a unos tres kilómetros de la ciudad de Jerusalén, muchos de los judíos que vivían cerca fueron a visitar a Marta y a María, para consolarlas por la muerte de su hermano. Cuando Jesús llegó a Betania, se enteró de que habían sepultado a Lázaro cuatro días antes.

Jn 11:20 Al enterarse Marta de que Jesús había llegado, salió a recibirlo, y María se quedó en la casa.

Jn 11:21 Entonces Marta le dijo a Jesús:

--Señor, si tú hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto.

Jn 11:22 Pero a pesar de todo lo que ha pasado, Dios hará lo que tú le pidas. De eso estoy segura.

Jn 11:23 Jesús le contestó: --Tu hermano volverá a vivir.

Jn 11:24 Y Marta le dijo:

--Claro que sí, cuando llegue el fin, todos los muertos volverán a vivir.

Jn 11:25 A esto Jesús respondió:

--Yo soy el que da la vida y el que hace que los muertos vuelvan a vivir. Quien pone su confianza en mí, aunque muera, vivirá.

Jn 11:26 Los que todavía viven y confían en mí, nunca morirán para siempre. ¿Puedes creer esto?

Jn 11:27 Marta le respondió:

--Sí, Señor. Yo creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, que debía venir al mundo.

 

Jesús llora por su amigo

Jn 11:28 Después de decir esto, Marta llamó a María y le dijo en secreto: "El Maestro ha llegado, y te llama".

Jn 11:29 María se levantó en seguida y fue a verlo.

Jn 11:30 Jesús no había llegado todavía a la casa, sino que estaba en el lugar donde Marta lo había encontrado.

Jn 11:31 Al ver que María se levantó y salió rápidamente, los judíos que estaban consolándola en su casa la siguieron. Ellos pensaban que María iba a llorar ante la tumba de su hermano.

Jn 11:32 Cuando María llegó a donde estaba Jesús, se arrodilló delante de él y le dijo:

--Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto.

Jn 11:33 Cuando Jesús vio que María y los judíos que habían ido con ella lloraban mucho, se sintió muy triste y les tuvo compasión.

Jn 11:34 Les preguntó:

--¿Dónde sepultaron a Lázaro? Ellos le dijeron: --Ven Señor; aquí está.

Jn 11:35 Jesús se puso a llorar,

Jn 11:36 y los judíos que estaban allí dijeron: "Se ve que Jesús amaba mucho a su amigo Lázaro".

Jn 11:37 Pero otros decían: "Jesús hizo que el ciego pudiera ver. También pudo haber hecho algo para que Lázaro no muriera".

 

Lázaro vuelve a vivir

Jn 11:38 Todavía con lágrimas en los ojos, Jesús se acercó a la cueva donde habían puesto el cuerpo de Lázaro, y ordenó que quitaran la piedra que cubría la entrada. Pero Marta le dijo:

--Señor, hace cuatro días que murió Lázaro. Seguramente ya huele mal.

Jn 11:40 Jesús le contestó: --¿No te dije que si confías en mí verás el poder de Dios?

Jn 11:41 La gente quitó la piedra de la entrada. Luego, Jesús miró al cielo y dijo:

"Padre, te doy gracias porque me has escuchado.

Jn 11:42 Yo sé que siempre me escuchas, pero lo digo por el bien de todos los que están aquí, para que crean que tú me enviaste".

Jn 11:43 Después de decir esto, Jesús gritó: "¡Lázaro, sal de ahí!"

Jn 11:44 Lázaro salió de la cueva envuelto totalmente en las vendas de lino con que lo habían sepultado. Su cara estaba envuelta con un pañuelo. Por eso Jesús le dijo a los que estaban allí: "Quítenle todas las vendas, y déjenlo libre".

Jn 11:45 Muchos de los judíos que habían ido al pueblo de Betania para acompañar a María vieron lo que Jesús hizo, y creyeron en él.

Jn 11:46 Pero otros fueron a ver a los fariseos, y les contaron lo que Jesús había hecho.

 

  1. OBSERVACIONES NECESARIAS

Hacer énfasis en lo siguiente:

  • Nuestro Señor Jesucristo es la resurrección y la vida, y el que este vivirá.
  • Si se cree se vera la gloria de Dios.
  • Al pedir

 

DEL MATERIAL DIDACTICO

El maestro debe desarrollar los dones y la gracia que le dio el Señor para enseñar. El material didáctico lo inspirará el Espíritu Santo.  Si nos dejamos guiar por Dios sabremos cuando utilizar el material, y cuando no utilizar el material que se ha preparado.

 

  1. DE LA MANUALIDAD

Ante todas las cosas hay que recordar que se ha dado un culto al Señor juntamente con los niños. La manualidad es una opción nada más, porque la iglesia no es un taller de manualidades para ellos. Si se desea enseñar  asuntos de motricidad, se debe organizar un taller fuera del horario de culto al Señor.

  • Usar lo que  se considere necesario para pintar la gráfica que se le proporciona al niño.
  • Dar el dibujo que corresponde al niño, y el dibujo que corresponde a la niña.
  • El maestro también puede utilizar como base este dibujo para hacer un collage o hacer que el niño agregue más figuras.
  • Dejar que el niño utilice su creatividad, el maestro solo debe proporcionar los materiales necesarios y estimular al niño a hacer su tarea con gozo.
  • No comparar los trabajos hechos.

 

Comentar este post